) Bistro Ládico
Hotel Ládico
13-07-2017

Casa Ládico no es un hotel más en Menorca, Casa Ládico es un hotel con encanto, un libro abierto, lleno de recuerdos compartidos y de muchas experiencias por vivir alguna de ellas a través de la gastronomía que ofrecemos en el Bistro Ládico de la mano de nuestro chef Doro Biurrún quien como buen menorquín es amante de cocinar principalmente con producto de temporada o como hoy día es conocido dentro del mundo foodie, producto local o de kilómetro cero o slowfood.

 

A pesar de que la materia prima de la cocina de Bistro Ládico es el producto local y el amor que nuestro chef pone en la elaboración de cada plato, el punto que la hace diferente es la fusión que se realiza con una base mediterránea y otros tipos de cocina, como la oriental o la francesa, gracias a las experiencias que Doro Biurrún ha tenido en diferentes partes del mundo y al toque oriental que le da nuestro segundo de cocina Jay Rupisan.

 

La carta está especialmente elaborada para cubrir las expectativas gastronómicas del cliente a la vez que busca su sorpresa gracias a la innovación a partir de recetas tradicionales, en la gran mayoría menorquinas, y estando abiertos a cocinar aquello que al cliente le apetezca en cada momento.

 

La guinda de la gastronomía de Bistro Ládico es el menú degustación que se ofrece los sábados en el que se combina un aperitivo de la casa, con dos entrantes y dos platos principales además de una selección de dulces caseros.

 

Te esperamos en Bistro Ládico para que puedas disfrutar de una cuidada selección de platos que ofrecemos servida en nuestro acogedor comedor o en el mágico patio.

Casa Ládico: Una propuesta diferente en Menorca

 El 12 de abril será una fecha especial para Casa Ládico.

Porque abrimos las puertas de nuestro sueño convertido en hotel con encanto en el centro de Mahón, capital de Menorca.

Porque es un privilegio disfrutar de Menorca en esta época del año: recorrer el Camí d’en Kane marcado a cada uno de sus lados por la tradicional paret seca y ver todo el campo verde como anticipo de la primavera; ver desde este camino la falda de Monte Toro y desde su punto más alto hacer un giro de 360º y divisar las planicies del campo menorquín; observar cómo el tranquilo Mar Mediterráneo baña las costas de la isla menor de las Baleares, destacando el encanto del Puerto de Fornells y las playas vecinas como Son Parc, Cala Pudent, Arenal d’en Castell.

Porque si madrugamos lo suficiente, podremos ver cómo sale el primer sol de España por Es Castell y pasear por su coqueto puerto de Calesfonts, que comunica con la bocana de uno de los mayores puertos naturales del mundo, el de Mahón, que presume de pequeños islotes testigos de la historia, como la Illa del Rei y Lazareto.

Porque si amanece un día lluvioso, podrás disfrutar de un delicioso desayuno en el Café Ládico y, después, de un rato de tranquilidad y relax con tu pareja en el Spa Suite by Tranqvil de Casa Ládico.

Porque si te despiertas con espíritu explorador, podrás comprobar que Menorca es mucho más que sol y playa y descubrirás la prehistoria de la Menorca Talayótica, candidata a patrimonio mundial.

Porque si la naturaleza es tu punto fuerte, podrás recorrer caminando, corriendo o en bici, alguno de los tramos del Camí de Cavalls, un sendero ancestral de 185 kilómetros que recorre toda la costa menorquina.

Porque si tienes ganas de conocer la gastronomía de Menorca podrás comprar productos típicos como el queso con D.O. Mahón-Menorca, el Gin Xoriguer (ginebra destilada en la isla), vino de Menorca o riquísimas ensaimadas en alguna de las tiendecitas del centro histórico de Mahón o de Ciutadella.

Porque si te gusta la música, el majestuoso Teatro Principal de Mahón, un edificio con más de 185 años de historia y un referente en el mundo de la ópera, organiza conciertos de primera.

Porque si has leído el libro La isla de los cinco faros, querrás recorrer todos ellos y descubrir que en verdad son 7: Punta Nati, Cavalleria, Favàritx, Punta San Carlos, Illa de l'Aire, Cap d'Artrutx y Sa Farola.

Porque después de un día agotador, podrás descansar en una de las 14 habitaciones de Casa Ládico,todas ellas diferentes en tamaño y decoración, y relajarte en el tranquilo patio interior con piscina de este hotel-boutique del centro de Mahón.

Porque mañana podrás visitar la espectacular Cova d’en Xoroi, un espacio natural ubicado sobre un precioso acantilado de la costa sur, tocado por la historia, bañado por el mar.

Porque Menorca es única.

Porque un sabio del lugar dice que en Menorca se puede oír el silencio. Cierra los ojos. ¿Lo oyes?

Menorca, la isla de la calma

Menorca es conocida como la isla de la calma, con una frase típica entre los abuelos del lugar la cual marcaba claramente su ritmo de vida y sus preferencias ante ella. No es otra que el “poc a poc” y que vuelve a día de hoy, como todas las modas. Es el conocido #menorcaslow: vivir sin prisas, a ritmo lento, para poder disfrutar del aquí y ahora de las cosas, del menos es más.

 

En Menorca es posible vivir y estar de vacaciones en modo #menorcaslow ya que hay establecimientos como Casa Ládico que atienden al turista a otro ritmo y son respetuosos con el medioambiente, con la tierra, ofreciendo una gastronomía cuidada a base de producto local -queso Mahón-Menorca, vino de Menorca…- y de Km0. Este ritmo se contagia y el visitante lo percibe hasta el punto de ser el máximo de respetuosos con el destino, su cultura, su entorno, su naturaleza, etc.

 

El modo slow no significa ser un muermo o no hacer nada, ¡qué va!. Es todo lo contrario. En Menorca hay muchas opciones para disfrutar de este modo: empezando por poder caminar tranquilamente por los senderos con vistas al mar que nos depara el Camí de Cavalls, pasando a despertar con el primer sol de España desde el coqueto puerto de Cales Fonts, haciendo una clase de yoga en una playa paradisiaca -como Macarella o Binigaus- oyendo el mar de fondo, finalizar la tarde con una espectacular puesta de sol desde sa Cova den Xoroi, Isabella Beach Clubo Venecia Lounge o simplemente cerrar los ojos y notar las burbujas del agua del Spa Suite by Tranqvil de Casa Ládico.

 

Recuerda, todo vuelve menos la vida que nos toca vivir. Por eso, no lo dudes, #menorcaslow.

 

Bistro Ládico

Casa Ládico no es un hotel más en Menorca, Casa Ládico es un hotel con encanto, un libro abierto, lleno de recuerdos compartidos y de muchas experiencias por vivir alguna de ellas a través de la gastronomía que ofrecemos en el Bistro Ládico de la mano de nuestro chef Doro Biurrún quien como buen menorquín es amante de cocinar principalmente con producto de temporada o como hoy día es conocido dentro del mundo foodie, producto local o de kilómetro cero o slowfood.

 

A pesar de que la materia prima de la cocina de Bistro Ládico es el producto local y el amor que nuestro chef pone en la elaboración de cada plato, el punto que la hace diferente es la fusión que se realiza con una base mediterránea y otros tipos de cocina, como la oriental o la francesa, gracias a las experiencias que Doro Biurrún ha tenido en diferentes partes del mundo y al toque oriental que le da nuestro segundo de cocina Jay Rupisan.

 

La carta está especialmente elaborada para cubrir las expectativas gastronómicas del cliente a la vez que busca su sorpresa gracias a la innovación a partir de recetas tradicionales, en la gran mayoría menorquinas, y estando abiertos a cocinar aquello que al cliente le apetezca en cada momento.

 

La guinda de la gastronomía de Bistro Ládico es el menú degustación que se ofrece los sábados en el que se combina un aperitivo de la casa, con dos entrantes y dos platos principales además de una selección de dulces caseros.

 

Te esperamos en Bistro Ládico para que puedas disfrutar de una cuidada selección de platos que ofrecemos servida en nuestro acogedor comedor o en el mágico patio.